La madera como material de construcción

A la hora de reformar tu casa es normal que surjan infinitas preguntas sobre qué tipo de material debería ser el ideal para tu piso, paredes, escaleras y demás. Para ayudarte a tomar una decisión, en este artículo te explicaremos un poco sobre los beneficios y las desventajas de escoger a la madera como material de construcción.

Primero que todo, debes saber que la madera es una de las materias primas más ecológicas, debido a que es un producto completamente natural, biodegradable y reciclable. Además, es sumamente resistente y, por lo tanto, dura mucho tiempo.

Al ser un aislante natural, la madera lograr alojar calor entre sus láminas y, de esta manera, contribuye a reducir el consumo energético. Sin embargo, si vives en una zona de clima caliente, donde en muy raras ocasiones la temperatura disminuye, es probable que, al vivir dentro de paredes de madera, las habitaciones se calienten mucho más fácil.

Gracias a que es un material liviano, pero lo suficientemente resistente para funcionar como pared o suelo, los tiempos de construcción se reducen considerablemente. De esta manera, lograrás ahorrar dinero y, si te urge tener tu casa reformada en poco tiempo, la madera será tu aliada.

Este material puede ser reforzado para utilizarse en zonas exteriores, así, no tendrás que preocuparte cada vez que llueve. La madera puede ser preparada para colocarse en zonas que estén expuestas al sol, la lluvia o la nieve.

Si el presupuesto que posees para reformar tu casa no es muy elevado y, de hecho, es bastante ajustado, la madera podría ser tu opción gracias a su módico precio. Al ser un material de fácil acceso, rápida manipulación y que no requiere, en muchos casos, de tiempo de secado, su costo no es muy elevado.

Sí es resistente al fuego

A pesar de algunas creencias, la madera es un material resistente al fuego, siempre y cuando se prepare para ello. Uno de los tipos de madera, la denominada “laminada”, ofrece una protección especial en caso de incendios, ya que goza de una barrera protectora que evita que las llamas penetren en el interior del material.

Con estas características de uno de los materiales más comunes de la construcción: la madera, esperamos poderte haber ayudado a descubrir qué tipo de materia prima querrás utilizar en tus habitaciones, salas o casa, en general. Sin embargo, no olvides consultarlo con el arquitecto con el que estés trabajando, ya que él podrá ofrecerte más información, de acuerdo a tus necesidades.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*