Mejores formas de limpiar la fachada de las casas

limpiando fachada con hidrolimpiadora

Hay quienes creen que el trabajo doméstico es algo sencillo, pero nada está más alejado de la realidad, sobre todo cuando nos topamos con la limpieza de los exteriores de nuestra casa, ya que su limpieza y mantenimiento exigen una inversión mayor de esfuerzo, tiempo y dinero.

La piscina, el jardín o la terraza, son espacios muy difíciles de limpiar debido a la constante aglomeración de suciedad, moho, crecimiento de vegetación, y otros. Sin embargo, la fachada de la casa definitivamente encabeza nuestro top de dificultad, pues no hay lugar más expuesto al sucio y a la vez tan importante de cuidar como este. 

Es el área que más atención debe recibir, ya que es lo primero que mostramos de nuestro hogar y es, por así decirlo, nuestra carta de presentación. Por lo tanto, debemos esmerarnos en mantener una apariencia limpia y cuidada, tanto por dentro como por fuera.

Esto puede ser un gran problema para muchos, ya que no todos tenemos la disponibilidad para darle la atención especial que merece la fachada; sin embargo, existen en la actualidad ciertos métodos que nos pueden ayudar a llevar a cabo estas tareas de una forma sencilla.

Acompáñanos en esta lectura y te mostraremos  cómo limpiar de forma rápida y efectiva tu fachada, logrando buenos resultados.

Hay métodos para todos los gustos

Existen diversos métodos para limpiar esta importante área, pero la selección correcta de alguno de ellos dependerá de las características constructivas de la fachada y del trabajo de limpieza y mantenimiento que se desee realizar.

Es importante que cuidemos cada detalle al momento de hacer esta limpieza doméstica, pues un procedimiento, técnica o químico mal aplicado podría producir un efecto contrario al esperado.

Limpieza con cepillos

Para la limpieza de materiales adheridos o manchas, existen cepillos de cerdas de alambre que te ayudarán a limpiar las superficies duras y otros de cerdas más suaves para superficies más blandas, las cuales deben ser tratadas con mayor cuidado. Debes comenzar de forma descendente, de arriba hacia abajo, para garantizar que la suciedad al momento de desprenderse, no manche otras zonas que ya han sido limpiadas.

Recurriendo a la pintura

Es el método más comúnmente utilizado, pues con un par de pinceladas  puedes lograr eliminar inmediatamente las manchas existentes y lucir una fachada de revista.

Para lograr resultados efectivos debes asegurarte de limpiar bien la superficie en cuestión, remover correctamente la vieja capa de color y, preparar la pintura siguiendo las indicaciones que aparecen en la etiqueta.

Mantenimiento con la ayuda de químicos

En la limpieza de exteriores es frecuente el uso de químicos, los cuales pueden ir desde detergentes hasta blanqueadores y ácidos.

Los ácidos utilizados en la limpieza, como el clorhídrico, son ideales para desaparecer manchas muy fuertes, como las de óxido. Pero debes tener sumo cuidado, pues son tan efectivos como peligrosos.

Los blanqueadores son la herramienta perfecta para quitar el moho y los gérmenes. Es importante separar en secciones las áreas a ser tratadas y aplicarlo rápidamente, pues la exposición prolongada a este producto puede causar daños.

El detergente es uno de los químicos menos peligrosos y menos efectivo para la limpieza de exteriores. Difícilmente lograrás buenos resultados si lo aplicas solo, así que para multiplicar su efectividad tendrás que acompañarlo de cepillos o máquinas de agua a presión.

Las infalibles máquinas de agua a presión

Estas novedosas y revolucionarias máquinas, conocidas comúnmente como hidrolimpiadoras, han incrementado su demanda en el mercado debido a su facilidad de uso y los grandes resultados que pueden lograr.

Las hidrolimpiadoras, en especial las tipo Karcher k4, te permiten limpiar de forma más rápida, fácil y efectiva cualquier tipo de fachada, llegando sin mucho esfuerzo a zonas de difícil acceso, como techos, dinteles, celosías, revestimientos, decorados y mucho más. Además, te ayudarán a remover los materiales incrustados o adheridos, sin causar daños a la fachada.

Las hay industriales y domésticas, con variantes en la potencia y presión, así que asegúrate de escoger la indicada según tus necesidades.

Y recuerda que mantener y cuidar la fachada de tu hogar es una tarea importante y necesaria que no debes postergar, ni tomar a la ligera.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion